lunes, 24 de julio de 2017

¿Revisar o no revisar? He aquí...


*
La revisión de un texto es algo completamente necesario una vez éste está terminado. En la revisión se pulen detalles, se eliminan partes innecesarias o se añaden cosas que faltan. Es un proceso imprescindible para preparar cualquier obra antes de presentarla al público. Y aunque para algunos escritores sea un placer el poder repasar y retocar su obra, para algunos otros resulta una tarea tediosa, costosa y en la que cada palabra eliminada o añadida se convierte en una decisión trascendental que siembra dudas e inseguridad para siempre. Yo, por supuesto, me hallo en este segundo grupo.

En el momento de escribir estas líneas tengo mi segundo libro terminado, la portada casi lista, la maquetación en la fase final y solo me queda sentarme tranquilamente ante el ordenador y revisar. ¿Pero he dicho tranquilamente? La primera duda que me asalta es la de la potestad para modificar lo que escribí hace unos meses. ¿Qué me hace pensar que a día de hoy tenga mejor criterio para analizar mis textos del que tenia cuando los escribí? ¿Quién me asegura que no he perdido facultades y en realidad voy a estropearlo más? La segunda duda es sobre si realmente es necesaria una revisión. ¿Acaso la explosión de inspiración con la que lo escribí no era suficiente? ¿Supera mi ojo crítico a ese momento de creatividad? Y por último me encuentro con la duda acerca de cuantas veces se puede revisar un texto antes de enloquecer. ¿Tres, cinco, doscientas treintaycuatro?

Es por todas estas preguntas que seguramente quedarán sin respuesta para siempre que puedo asegurar que la revisión es mi parte menos preferida en esto de la escritura, aunque paso por ella porque soy consciente de que si luego vas a hacer pagar a la gente por eso que has escrito, que menos que haber padecido un poco en el proceso. Además de que el lector medio es capaz de detectar si eso que está leyendo es un texto pulido y cuidado o una serie de párrafos en bruto que conforman una historia más o menos coherente.
Y es que no hay que menospreciar al lector. Ni al lector ni a nadie, en realidad. Pero hay que tener en cuenta que esa persona que ha puesto dinero de su bolsillo para leernos, seguramente entrará a matar si el producto adquirido no cumple las expectativas y por ello, aunque son muchos los factores que hacen de un libro algo "aceptable", un texto bien revisado es lo esencial.

*Imagen robada (pero con buena fe) del blog de Jessica Davidson

6 comentarios:

  1. Revisar es doloroso pero necesario. Aunque solo sea para encontrar esos errores evidentes que pasaron desapercibidos en el momento de euforia y espontaneidad escritoril.
    Luego, por mucho que revises un texto, hay un punto en el que hay que parar y dejar nacer la obra. Más adelante, seguro que te arrepentirás de no haber cambiado esto o aquello al releer el libro impreso. Pero como dijo alguien: «todos somos más listos mañana». La siguiente obra saldrá mejor que la anterior. 😄👍
    ¡Ánimos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha gustado esa frase. Suena muy oriental.
      Y gracias por los ánimos!

      Eliminar
  2. Yo la revisión la veo como algo más técnico; ver errores de comprensión, tipográficos, que no haya cosas que se contradigan... Luego está la parte de edición que es más compleja; añadir escenas, cambiarlas de lugar, quitar cosas e incluso personajes... todo eso puede ayudar a que una historia mejore más allá del primer impulso creativo. Pero claro, para editar muchas veces hace falta otra persona que ayude con mucha objetividad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es la clave. Escribimos sabiendo qué queremos decir, pero eso no significa que los lectores lo vayan a entender a la primera. Por eso las segundas personas, a poder ser con criterio y objetividad, son tan necesarias, al menos para mi.

      Eliminar
  3. Para mi es una obligación, si quiero que me entiendan. Casi el 100% de las ocasiones que escribo algo, el tener clara la idea en la cabeza, acaba resultando en que he obviado una parte y la persona que me lee no puede entender bien a qué me refiero. Siempre tengo que añadir texto. Incluso en mensajes de una línea, pues los he corregido. ¬_¬

    ¡Ánimo, es la recta final!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mario.
      Estoy ya con el libro en las manos, practicamente. A ver como funciona esta vez...

      Eliminar